El Principado de Asturias, es una región de la zona noroeste de la península ibérica que tiene una gran extensión de este a oeste, cerca de 300 kilometros y sin embargo muy escasa de norte a sur, que tan solo es en su parte mas ancha de unos 80 kilometros. Una de las particularidades más importantes de la región es su orografía muy accidentada.El límite sur de la región lo forma las cumbres más altas de la cordillera Cantábrica que cruza la región de este a oeste en sus 300 kms de extensión, y que está formada por montañas que superan los 2.600 metros de altura.

    El elevado grado de humedad de la región, los vientos dominantes del norte, y la gran barrera montañosa que nos separa del resto de la Península provocan, que esta zona sea una de las más lluviosas de España, y que en la mayor parte de los dias de concurso, nuestras palomas tengan que enfrentarse a la dificultad añadida de una cordillera completamente cubierta por las nubes, con una visibilidad casi nula. En estas condiciones no es extraño que las palomas tengan que rodear decenas de kilometros para poder encontrar un paso abierto en la Cordillera y regresar a los palomares.

    Las pruebas que a priori se pueden presentar como pruebas de velocidad ,de 100 a 350 kilometros, se pueden transformar, si las condiciones meteorológicas son adversas, que es lo más habitual, en autenticas pruebas de fondo, donde las palomas pueden volar tranquilamente 10 o 12 horas, llegando al palomar totalmente exhaustas y al límite de sus fuerzas. La extrema dureza de las sueltas provoca que los concursos de de 700 kms sean compararables con sueltas de cerca de 1000kms en otros lugares más favorables. No es habitual comprobar palomas en el día de 700 kms, en los últimos cuatro años solo se ha comprobado una paloma en el día.

     La gran dureza de los concursos deja todos los años los palomares casi vacios, quedando solo los ejemplares de una grandísima calidad, este hecho, año a año provoca una gran selección, y hace que en los cuadros reproductores de los colombófilos asturianos solo vayan quedando ejemplares de gran categoria, capaces de enfrentarse a cualquier tipo de adversidad: lluvia, niebla, viento, calor, etc... Este año, por ejemplo, la gran mayoria de palomares han perdido más del 90% de sus palomas.

    Aparte de las condiciones metereológicas, otro gran problema al que nos enfrentamos los colombófilos asturianos, son las aves de rapiña: el halcón peregrino y el azor. Los continuos ataques de las aves de rapiña hacen desaparecer de un 20 a un 30 % de los ejemplares anillados en el mismo palomar antes de empezar los concursos. En estos últimos años han aumentado su número enormemente, debido principalmente a las palomas mensajeras que consumen, ya que en Asturias no hay ningún otro tipo de ave en número capaz de mantener una colonia tan abundante de estas aves.

    En una estadística realizada en 1998 entre todos los colombófilos de Asturias, fueron más de 6000 palomas las que las aves de presa cazan en los alrededores de los palomares, de un total de 17000 anillas cada año, una de cada tres palomas que anillamos no llega a competir. Hace un par de décadas solo se observaban halcones y azores en la época de cría, y ahora se observan durante todo el año.

    En Asturias hay aproximadamente unos 200 palomares, concentrados en su mayoria en la zona centro de Asturias, con una diferencia máxima entre unos palomares y otros de aproximadamente 30 kms de distancia respecto al puntode suelta. Existen diez clubes en Asturias, en las localidades de Oviedo, Gijón, Aviles, Castrillón, Grado, Pola de Siero, Sama y Ribadesella. La Línea de vuelo actual es de norte a sur, soltando en las provincias de León, Zamora, Salamanca, Cáceres, Huelva y Cádiz. Anualmente se anillan unos 17000 pichones, y se censan para comenzar los concursos unas 8000 palomas.
 

Email